¿Tomarías un vino vegano? Aquí te contamos cómo se elaboran y las opciones para elegir

¿Tomarías un vino vegano? Aquí te contamos cómo se elaboran y las opciones para elegir

El boom de este tipo de vinos hizo que la clara de huevo que se usa para clarificar, se sustituya.

Food Lovers

La filosofía vegana gana espacio en los mercados según más personas eligen consumir de manera más consciente. El caso del vino es particular, ya que de manera natural el jugo de uva, la bodega, la madera de los barriles y las botellas en las que se envasan son veganos.

Sin embargo, el vino pasa por procesos que tienen como objetivo eliminar el resto de proteínas, levaduras y otras sustancias. Es allí donde se suele usar la clara del huevo.

Es por esto que la creciente demanda de los vinos veganos hizo que el mercado que los produce tuviera muy en cuenta este detalle y se propusiera promover, comunicar y comercializar otras alternativas. Es decir, vinos en donde el proceso de clarificación no involucra ningún componente animal.

Vino vegano vs. vino tradicional

El vino tradicional es sometido en todos los casos a un proceso de “limpieza“ conocido como clarificación. En él se eliminan impurezas que enturbiarían el proceso de embotellado para su distribución posterior.

Dentro de este proceso que se le hace a un vino tradicional o no vegano, se encuentran distintos productos como albúmina de huevo, gelatina (que obtiene de cartílagos de pescado u otros animales), la caseína (derivada de la leche de vaca) o la ictiocola (que está en la vejiga de algunos peces).

En todos estos casos se utilizan, entonces, productos animales, por lo cual estos vinos no son aptos para personas que se alimentan bajo el estilo de vida vegano.

¿Cómo se elaboran los vinos veganos?

Para que un vino pueda llamarse “vegano“ deberá ser embotellado sin clarificar o, en el caso de ser clarificado, pasar por ese proceso sin ningún clarificante de origen animal. Esto es posible gracias a proteínas obtenidas de vegetales. Las más utilizadas son las que se obtienen del trigo o la papa.

En ocasiones, también se usan carragenanos, que se consiguen a partir de las algas marinas. Asimismo, es frecuente para vinos blancos realizar este proceso con bentonita, un polvo de arcilla.

Los que elaboran este tipo de vinos veganos poseen bodegas ecológicas, que cultivan las uvas en viñas especiales. Esto significa que no son tratadas con abono o pesticidas químicos ni otros productos artificiales.

Algunas recomendaciones

A la hora de comprar vinos veganos es importante destacar que hay una mayor consciencia hace algunos años de la implicancia que tienen los actos del hombre en el planeta, incluyendo la explotación animal.

La tendencia hacia el veganismo cobra fuerza en diversos ámbitos que incluyen desde el entretenimiento, la moda, la cosmética, entre infinitos rubros que parecen estar siendo revisados por productores y consumidores a la vez.

Por esto, bodegas de trayectorias históricas se han volcado a producir vinos veganos. Para comenzar a probar este tipo de alternativa, incluso siendo bebedores de los vinos tradicionales, habrá que comenzar por bodegas de renombre con calidad certificada.

Entre estas se encuentran:

  • L. A. Chetto: Con más de 80 años en el mercado se dedicó a producir un vino vegano. Lo hace variando los clarificantes naturales pero siempre fiel a la uva del género vitis vinífera. Por supuesto, siguen con su producción tradicional que sí incluye en el proceso elementos de origen animal.
  • Casillero del Diablo: En su caso produce gran variedad de vinos veganos.
  • En la Bodega Mumbrú Vernet 1918 toda la gama de vinos rosados, tintos y blancos tiene certificación vegana.

Las etiquetas de alta gama presentan vinos dignos de la selección más exigente y no tienen nada que envidiarle a los vinos más comúnmente consumidos. ¿Te animarías a probarlos?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?