Cómo conoció Isabel II a su modista, Angela Kelly

Cómo conoció Isabel II a su modista, Angela Kelly

Angela Kelly trabajó durante 20 años con la reina Isabel II y se terminaron convirtiendo en grandes amigas. A tal punto, que la monarca le permitió escribir dos libros que cuentan anécdotas juntas.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

Isabel II tenía muy pocos confidentes ya que su intimidad era muy importante para ella y no quería que se publicarán detalles privados de su vida o de su familia. Por este motivo confiaba en pocas personas, pero si hay una mujer por la que ponía las manos en el fuego, esa era su modista personal: Angela Kelly.

La mujer de 64 años nació en Liverpool como hija de un trabajador portuario y una enfermera, y desde joven tuvo pasión por la moda. Conoció de casualidad a la reina Isabel II cuando trabajaba como ama de llaves en la casa del embajador de Reino Unido en Alemania donde la monarca británica se encontraba haciendo una visita de Estado en el país.

Allí mantuvieron una charla muy entretenida en la cual Angela Kelly le contó sobre su interés por las tendencias e Isabel II, quien siempre se destacó por su inteligencia, se dio cuenta de que era un diamante en bruto.

En el año 2002 la monarca la nombró su Ayudante Personal, Asesora y Comisaria de Joyería, Insignias y Vestuario, cuyo trabajo implicaba cuidar la imagen de la reina, además de diseñarle una gran cantidad de vestidos.

Angela Kelly trabajó 20 años con la reina Isabel II. Fuente: Marie Claire.

“Me ha permitido ser una persona cercana a ella, aunque nunca me paso de la raya. Solemos hablar de ropa, maquillaje y joyas como dos mujeres normales. Supongo que le gusté y decidió que era lo bastante discreta para ser digna de su confianza", contó Angela Kelly en una entrevista para Marie Claire.

Isabel II estaba tan satisfecha con su trabajo que en 2006 la nombró miembro de la Real Orden Victoriana, una orden dinástica de caballería que reconoce el servicio personal distinguido al monarca reinante, actualmente Carlos III. Luego, en 2012, ascendió a teniente de la misma Orden.

Uno de los vestidos más destacados que le diseñó Angela Kelly fue el que utilizó para la boda de los príncipes de Gales, William y Kate Middleton. Se trató de un vestido tapado de color amarillo que combinó con un sombrero haciendo juego en el mismo tono, junto a unos guantes blancos, una cartera y unos zapatos nude.

Angela Kelly también rediseñó un vestido de Isabel II para que lo utilizara la princesa Beatriz de York, una de las nietas preferidas de la monarca. La pieza original fue diseñada por el británico Norman Hartnell en los años 60 y la joven le pidió a su abuela lucirlo en su boda, por lo que la diseñadora no dudó en ayudar.

Además, Isabel II confiaba tanto en ella que en 2019 le permitió publicar un libro para contar algunas anécdotas que vivieron juntas, convirtiéndose así en la primera empleada de la Corona en lograrlo de manera oficial. Así fue que Angela Kelly lanzó Vestir a la Reina: El Vestuario del Jubileo y La otra cara de la moneda, obras que lograron muchas ventas.

"La reina tiene muy poco tiempo para sí misma y menos para probarse sus propios zapatos. Como calzamos el mismo número, tiene más sentido hacerlo así", narró la autora quien indicó que ella se probaba los zapatos para decidir cuál debía usar Isabel II. Hasta hoy, Angela Kelly sigue viviendo en el castillo Windsor, cortesía de su fallecida amiga, y posiblemente siga trabajando con su descendencia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?