El día que la reina Isabel II fue sorprendida por un intruso en el palacio de Buckingham

El día que la reina Isabel II fue sorprendida por un intruso en el palacio de Buckingham

Isabel II se encontraba durmiendo cuando un hombre de 32 años ingresó a su habitación. Los británicos criticaron al Gobierno por la falta de seguridad hacia la reina.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

El 9 de julio de 1982 fue uno de los días más traumáticos de la reina Isabel II, cuando un intruso entró al palacio de Buckingham eludiendo exitosamente todas las alarmas y medidas de seguridad. El hombre llegó a la habitación de la monarca, con quien mantuvo una charla de 10 minutos.

En ese entonces, Isabel II tenía 56 años y ya llevaba 30 años en el trono. La Corona británica se encontraba en un excelente momento: el príncipe Carlos finalmente se había casado el año anterior con Lady Di, una de las mujeres más queridas, y un mes antes había nacido el futuro heredero al trono, el príncipe William.

La mañana del 9 de julio empezó normal en Buckingham, todos los empleados comenzaron a hacer sus tareas, mientras la Reina dormía. El enorme palacio tiene una gran cantidad de cámaras electrónicas para la seguridad de toda la Familia Real, guardia real y policía, pero nada de esto impidió que Michael Fagan ingresara sin que nadie se diera cuenta.

¿Cómo ingresó Michael Fagan a la habitación de Isabel II?

Michael Fagan tenía 32 años en ese momento y hacía poco le habían dado de alta de un hospital psiquiátrico en Brixton, donde estuvo un tiempo por haberse cortado las venas con una botella rota. La noche anterior a este incidente bebió mucho whisky y caminó por las calles londinenses para idear su plan.

La reina Isabel II con el Duque de Rothesay. Fuente: Instagram @theroyalfamily.

Lo primero que hizo fue saltar las vallas de hierro del palacio de Buckingham y llegó al patio de la residencia real. Encontró una ventana abierta por donde ingresó, pero la reina Isabel II no se encontraba allí, ya que era una antigua sala donde se encontraba la colección de sellos del rey Jorge V.

La alarma sonó dos veces, pero el personal creyó que era una falla del sistema y la desconectó en ambas ocasiones. Michael Fagan salió por la misma ventana y escaló por una tubería hasta entrar a otra habitación donde se quitó los zapatos y decidió caminar por el palacio, incluso saludó a una empleada quien no se percató que era una persona sospechosa.

El encuentro con la reina Isabel II

Se dio cuenta cuál era la habitación de la monarca porque al lado estaban los platos de comida sus famosos corgis que están siempre con ella. Ingresó a los aposentos, abrió las cortinas y se sentó en una esquina de la cama, lo cual hizo que Isabel II se despertara.

Cuando abrió los ojos, vio a este sujeto desconocido sosteniendo un cenicero y con sangre en las manos. Con mucha calma, apretó su botón de seguridad, pero el guardia de seguridad había sacado a pasear a los perros, por lo que tomó el teléfono y llamó a la policía, la cual tardó unos 20 minutos en llegar.

Michael Fagan no tenía intenciones de herirla, sino que atravesaba un momento complicado a nivel personal y quería hablar con ella. Durante 10 minutos conversaron de los problemas maritales del sujeto, la coincidencia de que ambos tengan 4 hijos e incluso éste le preguntó si tenía un cigarrillo para convidar mientras hablaban.

Luego, una empleada abrió la puerta y al verlo salió corriendo en busca ayuda. Michael Fagan finalmente no fue condenado, pese a que se conoció que entró dos veces al palacio, y las críticas cayeron sobre la ex primera ministra Margaret Tatcher por la falta de seguridad hacia Isabel II, por lo que redoblaron las fuerzas policiales.

¿Conocías esta historia?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?