El novedoso alojamiento de lujo argentino que sorprende al mundo del turismo

El novedoso alojamiento de lujo argentino que sorprende al mundo del turismo

El glamping está de moda, y Mendoza y otros lugares de Argentina tienen espacios que ofrecen esta tendencia turística. Pero es en Jujuy en donde se encuentra un emprendimiento premium que publicaciones prestigiosas del mundo del turismo y los viajes aplauden y recomiendan. ¿Dónde está y cómo es?

Federico Croce

Federico Croce

fcroce@mdzol.com

Bien al norte de nuestro país, concretamente en la provincia de Jujuy, se encuentra uno de los paisajes más particulares de la Argentina. Se trata de las Salinas Grandes, uno de los desiertos blancos de origen volcánico más grandes del planeta, ubicado a más de 3 mil metros sobre el nivel del mar. 

¿Cómo se explica este particular lugar natural? Cuando las placas tectónicas chocaron en el Océano Pacífico y esa colisión dio origen a las montañas creando una cuenca endorreica, hace por lo menos 10 millones de años, comenzó todo.

Según la correcta explicación de Condé Nast Traveler, ante la erupción de los volcanes, el agua mineralizada, el agua salada y las rocas, que se derriten, bajan quedándose atrapadas en la cuenca endorreica. Una vez evaporadas se generan las salinas. Es por eso, que este paisaje es único en el mundo, tanto que han sido nombradas como unas de las maravillas de Argentina. 

Una vez que alguien se adentra unos 8 kilómetros en las Salinas, se encuentra con Pristine Camps, un glamping de lujo que es pionero en el norte de la Argentina. 

¿Qué es el glamping?

Glamping glamorous camping es un tipo de experiencia turística en franco crecimiento en el mundo, a tal punto de que en el ámbito de la hotelería y el turismo ya se lo considera un fenómeno global. En este tipo de alojamiento se mixtura la experiencia de acampar al aire libre con el lujo y las condiciones propias de los mejores hoteles.

El término, por supuesto, deriva de la unión de las palabras "glamour" y "camping". Este estilo de hacer turismo consiste en disfrutar de la naturaleza y la libertad que proporciona la acampada, sin renunciar por ello a las comodidades y los atractivos de los alojamientos más sofisticados.

Un lugar que sorprende

Ramiro Rosa, anfitrión de Pristine Camps, explicó que "lo que buscamos es brindar turismo de excelencia, dentro de lo que es el turismo aventura. No se olviden de que estamos en el altiplano, a una altura de 3300 metros sobre el nivel del mar y en medio de las Salinas Grandes, que es el onceavo salar más grande del mundo. Esto se trata de disfrutar del lugar: no solamente del entorno, sino también del aspecto cultural".

"Para preparar el menú, y para ofrecer servicios en este lugar, todo se trae y se lleva. ¿Qué significa esto? Que es fundamental provocar el menor impacto ambiental posible. Un pilar fundamental de este emprendimiento es incluir a la gente local dentro de la industria del turismo. El turismo es uno de los métodos más eficaces para lograr la redistribución de la riqueza, y además genera sentido de pertenencia en el habitante local", siguió Ramiro.

"Por último, no quiero dejar de mencionar una palabra muy importante: innovación. Generar un alojamiento de lujo en un ambiente tan remoto como este es todo un desafío", cerró.   

Con respecto al menú que se puede degustar en Pristine Camps, Mercedes, la chef del lugar comentó que "cocinar en las Salinas, y con la altura, es todo un desafío diario. Nosotros tenemos la política de trabajar un menú diferente todos los días: uno al mediodía, y uno a la noche. El menú se compone de tres pasos, entrada principal y postre; y nuestra política es siempre utilizar los productos regionales, los productos locales de nuestro querido Jujuy, tanto los que vienen de las Yungas como los de la Quebrada y los de la Puna". 

Le preguntamos a Mercedes que la sedujo del proyecto. "Yo personalmente me dediqué toda mi vida a car clases, a ser chef instructora. También viajé y trabajé en diferentes lugares, y el desafío de hacer alta gastronomía en un lugar como este me conquistó. Además me dijeron que no había carta, sino que cada día había que crear el plato y tener cabeza para eso... un reto tremendo. Esto sumado al paisaje y la propuesta, me terminaron de convencer para decir que sí". 

El glamping tiene capacidad para que pernocten 10 personas en cuatro domos, por supuesto ofrece atención personalizada y el atractivo de esperar un cielo estrellado impresionante para disfrutar cada noche. 

En cuanto a los domos, el llamado premium está compuesto por una cama matrimonial y un sofá cama, por lo cual en él pueden alojarse tres personas. Está equipado con heladera, mesa, estufa y un baño absolutamente organizado. ¿Una característica a destacar? Tiene una bañera de madera fuera del mismo, con calefacción de leña.

El domo exclusive es solamente para dos personas, y tiene los mismos amenities y amoblamiento que el premium.

“Como en las Salinas Grandes hay dos climas bien marcados durante el año, nosotros siempre decimos que hay dos experiencias absolutamente distintas a la hora de disfrutar nuestro lugar: según la época en que vengan, será la vivencia que se llevarán", dicen desde el staff.

Es que en la época de lluvias, entre los meses de diciembre a marzo, se forma una película de agua sobre la sal de alrededor de 5 centímetros que da paso a una suerte de espejismo infinito en el cual se refleja todo el paisaje. En la "estación seca", que se da entre los meses de abril a noviembre, se disfruta la enormidad del desierto de sal.

En las noches, las vedettes son la luna y las estrellas. "El espectáculo es verdaderamente sobrecogedor", aseguran. 

Con respecto a la autorización de la creación de este tipo de emprendimientos en una zona protegida, también aclararon a la prensa en el lugar que "Salinas Grandes de Jujuy son concesiones mineras de extracción de sal que pertenecen a la provincia. En 2017 se modificó la ley y se permitieron otras actividades económicas que vayan de la mano con eso, como puede ser el turismo”. La empresa firmó un acuerdo para poder usar una hectárea sobre una concesión de 100 que pertenecen a la cooperativa.

Si uno solo quiere visitar pero no alojarse, el restaurante está abierto al público durante los mediodías, y tiene una capacidad de 14 cubiertos. De hecho en el domo central se han realizado eventos empresariales y sociales, pero siempre para una capacidad que no supere las 50 o 60 personas.

¿Los precios? "Alrededor de 600 dólares la noche", informaron escuetamente, también especificando que según la época del año o las diferentes promociones que pueden existir, el precio puede variar.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?