Por qué la princesa Ana es la primera royal británica con antecedentes penales

Por qué la princesa Ana es la primera royal británica con antecedentes penales

La princesa Ana se enfrentó a la justicia en 2002 y fue condenada a pagar una multa. Además, la hija de la reina Isabel II también sufrió un intento de secuestro.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

La princesa Ana es una de las integrantes de la realeza británica más interesantes: deportista olímpica, enfrentó a su secuestrador, rechazó que sus hijos sean príncipes y la única de los Windsor con antecedentes penales. Es una de las más populares de la Corona y se ganó el respeto de todos por su carácter e independencia.

La hija de la reina Isabel II siempre fue muy carismática, incluso participó en un programa de la BBC que le valió grandes elogios. Sin embargo, la Princesa de 71 años tuvo que pasar por momentos difíciles como en 2002, cuando una persona la acusó de no controlar a su bull terrier, que mordió a dos niños.

El suceso ocurrió cuando ella y su esposo, Timothy Laurence, salieron a pasear con el perro por el Gran Parque de Windsor, en el sur de la ciudad que se encuentra en el condado de Berkshire.  El bull terrier se abalanzó sobre dos chicos de 7 y 12 años que caminaban por allí tranquilamente y les causó heridas leves.

Por esto, la princesa Ana tuvo que presentarse ante el tribunal de East Berkshire donde explicó lo sucedido y durante varios días evaluaron sin sentenciar a la pareja a 6 meses de prisión o pagar una multa. Finalmente, los magistrados eligieron la última opción y desembolsaron una suma de $565 libras esterlinas.

Cabe destacar que en el Reino Unido son muy estrictos con los perros de razas peligrosas, es decir, aquellos que tienen una personalidad dominante y que con su mordida pueden herir a otras personas. Para la Ley británica, la responsabilidad recae sobre sus dueños y es importante demostrar que estos canes tienen un adiestramiento correcto. 

La princesa Ana en un evento del palacio de Buckingham. Fuente: Instagram @theroyalfamily.

El intento de secuestro de la princesa Ana

El 20 de marzo de 1974 la princesa Ana y su ex esposo, Mark Phillips, sufrieron un intento fallido de secuestro cuando regresaban al palacio de Buckingham tras asistir a un acto benéfico. La limusina en la que viajaban fue interceptada por un coche que les cerró el paso y era conducido por un hombre llamado Ian Bell, que se encuentra privado de su libertad en un centro psiquiátrico.

El sujeto, de nacionalidad británica y 26 años en ese entonces, se bajó y los apuntó con un arma y el guardaespaldas, para proteger a ambos, recibió tres balas. Cuando la policía logró detenerlo encontraron una nota dentro del coche en la que exigía $3 millones y medio de euros por la liberación de la princesa Ana y con esto confirmaron el intento de secuestro.

¿Te imaginabas que la princesa Ana tuvo que enfrentar problemas legales debido a sus perros?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?