La teoría que afirma que las máquinas superarán a los humanos puede suceder antes de lo esperado

La teoría que afirma que las máquinas superarán a los humanos puede suceder antes de lo esperado

La teoría de la singularidad tecnológica afirma que llegará un momento en la humanidad que la inteligencia artificial superará a la inteligencia humana.

Nicolás Hornos

Nicolás Hornos

Estamos viviendo un momento bisagra en la humanidad en que la tecnología ya invadió todas las áreas de nuestras vidas y los avances tecnológicos son cada vez más profundos y rápidos. En los últimos años hemos cambiado significativamente nuestros hábitos, dónde la computadora y nuestro celular son una herramienta de trabajo y hasta para estudiar. Además, muchas personas están interiorizándose en una economía digital con las criptomonedas y un grupo más pequeño se sumerge en las primeras estructuras del metaverso, un mundo virtual paralelo.

Por otro lado, los científicos, ingenieros y desarrolladores están haciendo enormes avances en materia de robótica e inteligencia artificial. Esto genera preocupación en muchos al ver el exponencial crecimiento de la tecnología y el impensado e inimaginable escenario que pueda alcanzar la inteligencia artificial.

La teoría de la singularidad tecnológica

La hipótesis de la singularidad tecnológica plantea, básicamente, que la tecnología llegará a un momento en que pueda mejorarse a sí misma sin intervención humana. 

La posibilidad de autoaprendizaje de la computación nos podría estar conduciendo a un momento de singularidad tecnológica en el que una inteligencia artificial, capaz de automanejarse, podría superar los límites de lo humano.

Algunos teóricos predicen que si el campo de la inteligencia artificial continúa desarrollándose al ritmo vertiginoso actual, la singularidad tecnológica podría surgir a mediados del presente siglo. Sin embargo, otros plantean que esta teoría nunca sucederá y que es un concepto vago y confuso.

Para los defensores de esta teoría, la singularidad tecnológica puede estar más cerca de lo que parece y sería un punto crucial en el desarrollo de la inteligencia artificial junto con el machine learning (aprendizaje de máquinas). Este último es una rama de la inteligencia artificial cuyo objetivo es desarrollar técnicas que permitan que las máquinas aprendan por sí mismas. 

Al entrar en la singularidad tecnológica, las generaciones de máquinas comenzarían un ciclo en que se mejorarían unas a otras y daría un efecto que superaría la capacidad de control humano. Los defensores de esta teoría llaman a esto "explosión de inteligencia", dónde la creación de inteligencia artificial sería muy superior al control y capacidad de la inteligencia humana.

La singularidad tecnológica ocasionaría cambios sociales inimaginables, imposibles de comprender o de predecir por cualquier ser humano. 

Esta línea evolutiva está en consonancia con la corriente de pensamiento transhumanista. Esta plantea que la especie humana debe evolucionar sirviéndose de todos los medios tecnológicos posibles. El objetivo de esta filosofía es potenciar las capacidades humanas incorporando la tecnología en nuestro cuerpo biológico. Algunos plantean que se podría llegar a vivir indefinidamente.

La teoría de la singularidad tecnológica se apoya en la Ley de Moore. Esta establece que cada dos años se duplica el número de transistores en un microprocesador. Los teóricos indican que ya hemos entrado en un momento de la humanidad en que los avances tecnológicos comenzaron a avanzar de manera exponencial, achicando significativamente la brecha de tiempo entre un avance y otro.

Origen de la teoría de la singularidad tecnológica

El origen de la teoría de la singularidad tecnológica se remonta al año 1957 cuando el físico y matemático John Von Neumann, utilizó el término "singularidad" por primera vez para referirse a los acelerados cambios en la tecnología que modifican nuestros hábitos de vida.

Otros científicos siguieron teorizando alrededor de este concepto pero no fue hasta 1983 que el término se populariza por el matemático Vernor Vinge. Este escritor sostiene que la inteligencia artificial, la mejora biológica humana y/o las interfaces cerebro-ordenador serían posibles causas de la singularidad tecnológica

"Pronto crearemos inteligencias superiores a la nuestra. Cuando esto suceda, la historia humana habrá alcanzado una especie de singularidad, una transición intelectual tan impenetrable como el espacio-tiempo anudado en el centro de un agujero negro, y el mundo irá mucho más allá de nuestra comprensión. Esta singularidad, creo que ya la persiguen una serie de escritores de ciencia ficción. Esto hace que la extrapolación realista a un futuro interestelar sea imposible. Para escribir una historia ambientada más de un siglo, por lo tanto, se necesita una guerra nuclear en el medio... para que el mundo siga siendo inteligible", escribió Vinge.

Sin embargo, hasta el siglo pasado seguía siendo una idea utópica propia de un guión de ciencia ficción. No fue hasta principios de los 2000 que la hipótesis de la singularidad tecnológica adquirió más relevancia y comenzó a debatirse en los medios de comunicación.

En el 2007 empresas como Google, Autodesk, ePlanet Ventures, entre otras, crean una organización para estudiar la singularidad tecnológica.

Ya que sería imposible predecir o imaginar el comportamiento que pueda adquirir una inteligencia artificial que supere la inteligencia humana, está la posibilidad de que las máquinas se conviertan en la especie dominante como plantean muchas películas de ciencia ficción. Por esto los teóricos de la singularidad tecnológica adviertan de dotar a las máquinas desde el inicio con conceptos éticos y morales de la especie humana.

¿Cuándo llegaría la singularidad tecnológica?

Hay muchas posturas encontradas en cuanto al momento en que llegaría la singularidad tecnológica. Algunos aseguran que está muy cerca y otros la sitúan dentro de alunas décadas.

Para el empresario Elon Musk la singularidad tecnológica puede llegar más rápido de lo que se cree. Para el fundador de SpaceX, Tesla y Neuralink, la inteligencia artificial podría comenzar a superar a la humana en 2025.

Por su parte, Vernor Vinge se posiciona un poco más distante diciendo que la singularidad tecnológica se alcanzará en 2030. Científicos como Reymond Kurzweil se posicionan aún más lejanos en el tiempo diciendo que la singularidad tecnológica podría llegar en 2045. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?