Los sombreros más cuestionados de Máxima de los Países Bajos

Los sombreros más cuestionados de Máxima de los Países Bajos

Máxima de Holanda es conocida como “la reina de los sombreros”.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

Máxima de Holanda es un ícono de la moda y sus looks son admirados por miles de personas. Sin embargo, a veces también recibe críticas por su forma de vestir. En esta ocasión, compartimos todo lo que hay que saber al respecto y recordamos 2 oportunidades en las que se destacó por sus sombreros, y no precisamente de forma positiva. A continuación, los detalles.

Los sombreros, un rasgo distintivo del estilo de Máxima de Holanda

En primer lugar, hay que decir que resulta un tanto injusto el hecho de que Máxima de Holanda a veces reciba las críticas que recibe por las prendas que elige para vestir. Esto se debe a que, por su condición de reina consorte de los Países Bajos, se encuentra mucho más expuesta que cualquier otra persona (en especial aquellas que la juzgan).

Como si fuese poco, la esposa de Guillermo suele ser conocida por su estilo y por su capacidad a la hora de vestir. Esto se traduce en que el más mínimo error que comete sobresale aún más por el contraste que genera.

Hace apenas unos meses, por ejemplo, la reina nacida en Argentina llamó la atención no por el sombrero en sí (una pieza de terciopelo en color azul marino), sino por el hecho de que no se lo quitó en toda la jornada. En pocas palabras, esto generó un debate que trascendió el mundo de la moda y alcanzó el del protocolo.

Máxima de Holanda, una reina tan admirada como criticada por su forma de vestir

Esto último no sorprende del todo si se recuerda que Máxima ha generado varias polémicas que no se inscriben específicamente en el ámbito de la moda. Sin ir más lejos, en 2020 fue criticada debido a que un 95% del presupuesto que destinaba en ropa y prendas de vestir iba dirigido a marcas extranjeras y no locales.

En lo que se refiere estrictamente a los sombrerosMáxima suele lucirse con su estilo tan particular, el cual logra un complejo equilibrio entre lo formal y lo informal, siempre sosteniéndose sobre la premisa irrenunciable de la elegancia y la sofisticación.

Eso sí: cuando esto no sucede y la reina consorte de los Países Bajos opta por alguna alternativa, es cuando emergen las críticas. Para pruebas, basta con recordar la visita que Máxima hizo junto a su marido a la canciller Angela Merkel en Alemania, a mediados del año pasado.

En aquella ocasión, Máxima eligió un llamativo sombrero de arreglos florales, con hojas de laurel de un tono entre beige y dorado, el mismo que también lucía su vestido.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?