El delirio de la insólita telenovela vendimial con la Suprema Corte como actriz invitada

El delirio de la insólita telenovela vendimial con la Suprema Corte como actriz invitada

¿Tendrá o no tendrá más reina Guaymallén? La discusión comenzó a principios de año y ha generado meses de debates, peleas, desaires, escandaletes, llantos y hartazgo. Hoy la Corte provincial abre una instancia de ponencias antes de decidir. Pero... ¿cómo y por qué nació este insólito culebrón?

Federico Croce

Federico Croce

fcroce@mdzol.com

El conflicto que tiene en el centro a la elección de la Reina de la Vendimia del departamento más populoso de la provincia de Mendoza ocupa hoy titulares de diarios, portales y programas de noticias a nivel nacional, y la novedad de que la Suprema Corte de la Provincia sea quien deba expedirse para zanjar el tema está en boca y análisis de la opinión pública provincial, pues son muchos los indignados que postulan que no pueden creer que la cúpula del Poder Judicial deba “perder el tiempo” en esta situación.

Desde las 10 de la mañana, hoy 30 de noviembre se está realizó una audiencia pública no vinculante en la que quedaron finalmente inscriptos 16 oradores para explayarse sobre si es correcto y pertinente que el departamento haya decidido por ordenanza municipal no elegir más soberanas vendimiales, o para argumentar por qué sí o por qué no debe haber más reinas.

Esta instancia fue convocada justamente por el máximo tribunal de la provincia con el fin de escuchar posturas y dar la posibilidad a profesionales, estudiosos o interesados en los temas vendimiales y culturales a que expresen su parecer.

Luego de esto, sin confirmar todavía la fecha, la Corte deberá tomar una decisión.

Así iniciaba la Suprema Corte la audiencia pública en la mañana. Foto: Andrea Ginestar.

¿Cómo se llegó a que la Suprema Corte deba decidir si se elige una Reina de la Vendimia?  

El conflicto se remonta al año 2021. En ese entonces una ordenanza municipal impulsada por jóvenes funcionarios radicales de Guaymallén "abolió" la elección de la Reina departamental, esgrimiendo entre otros justificativos que este tipo de certámenes se basan en cánones de belleza heteropatriarcal impuestos en la sociedad, que son cosificadores con respecto a la mujer, y que hoy resultan obsoletos y arcaicos.

Marcelino Iglesias, el Intendente, apoyó esta decisión y se sumó a estas explicaciones, "bancando" la ordenanza. Cuando de esta decisión toma conocimiento público y se viraliza a través de la prensa y las redes sociales, varios hacedores culturales, ex reinas vendimiales e incluso políticos -aun del radicalismo, como la legisladora Gabriela Testa- manifestaron desacuerdo con la medida.

Otros decidieron ir más allá: ofuscados, expresaron que -en su opinión- la elección de la Reina lejos de menoscabar la figura y el rol de la mujer lo enaltece al erigirla como un ícono cultural de la provincia. Es así que ex reinas de la vendimia de Guaymallén se pudieron en "pie de guerra". María Paula García -quien fuera Reina Nacional en el año 2007- llegó a decir en los medios que Marcelino Iglesias le había expresado que eliminaba la figura de la Reina porque lo aburrían las elecciones y porque no aguantaba las peleas que se generaban entre los familiares de las candidatas".

María Paula García y otras ex reinas guaymallinas junto a la Corenave -Comisión de Reinas de la Vendimia de mandato cumplido- promovieron la coronación de una reina "disidente": es así que la joven Julieta Lonigro fue elegida en Maipú. El intendente de ese departamento, Matías Stevanato, prestó un lugar emblemático -el Museo de la Vid y el Vino- para hacer esta elección, y lanzó dardos a su par guaymallino por "golpear a una tradición amada por los mendocinos". Desde ese momento, Lonigro copó los medios, y con una alta exposición en radios, televisión, diarios y redes sociales comenzó una campaña para poder estar en el Teatro Griego Frank Romero Day representando a Guaymallén.

Julieta Lonigro fue coronada en la "Fiesta disidente" de Guaymallén, en Maipú.

Mientras Marcelino Iglesias consideraba al tema algo menor y cuando se lo consultaba contestaba que "ya estaba decidido" y que no era relevante seguir hablándolo; varias de estas jóvenes recurrieron a la justicia, e incluso intervino la Fiscalía de Estado. Finalmente desde el poder judicial se suspendió la aplicación de la ordenanza municipal y, solo por la elección 2022, se expidió estableciendo que Guaymallén debía tener una representante en el Acto Central.  

Desde ese momento la joven Lonigro intensificó su campaña, pero hasta el gobernador Rodolfo Suarez se metió en el tema, proponiendo que la reina del año 2020 (en el 2021 no hubo Fiesta debido a la pandemia) sea la que represente a Guaymallén, cosa que terminó sucediendo y la joven Sofía Grangetto -Reina de Guaymallén 2020- participó de los actos oficiales sin portar atributos reales.

Es decir que el municipio debió enviar una representante al Acto Central, pero Julieta Lonigro y las reinas que peleaban con la municipalidad conducida por Marcelino Iglesias no pudieron colocar en el escenario a su candidata "blue". Lo cierto es que la situación se robó las primeras planas de los medios, y los dimes y diretes del conflicto, las caras de enojo y ofuscación de las reinas, las peleas y los enfados fueron más jugosos y más comentados que la Fiesta de la Vendimia en sí.

Ya en noviembre de 2022, momento en que se palpitan las vendimias distritales y departamentales que son las primicias de la fiesta mayor; la polémica se reavivó y es por eso que la corte decidió esta instancia de escucha de "gente que sabe" de Vendimia antes de tomar una decisión. Según prensa del Poder Judicial, "el tema trasciende los meros intereses de las partes e involucraría a los de la Provincia de Mendoza al referirse a un bien inmaterial del patrimonio cultural, cuyo deber de conservación y garantía de acceso corresponden al Estado provincial".

Mientras tanto, Marcelino Iglesias habló en MDZ Radio y entre otros conceptos, dijo: "Sostuvimos, sostenemos y seguiremos sosteniendo que la elección es anacrónica, sexista y discriminatoria", y confió en que espera que los magistrados fallen a favor de la comuna: "Tengo confianza en que la Corte entienda el signo de los tiempos".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?