Uribelarrea: un pueblo de película a menos de dos horas de la ciudad de Buenos Aires

Uribelarrea: un pueblo de película a menos de dos horas de la ciudad de Buenos Aires

Un día en un pueblo de campo en la provincia de Buenos Aires, cerca de la Capital, colmado de historias y experiencias gastronómicas para disfrutar en familia.

Esther Cano

Apenas 82 kilómetros separan la ciudad de Buenos Aires de Uribelarrea, un pequeño e histórico pueblo rural en el partido de Cañuelas, provincia de Buenos Aires

Calles de tierra, casas antiguas y los típicos almacenes en las esquinas, algunos contemporáneos a la fundación de “Uribe” -como le dicen los lugareños- en 1890. Otros reciclados y convertidos en refugios gastronómicos para descubrir mientras se recorre este lugar que expresa parte de nuestra historia: la de los pueblos que se fueron poblando tanto de criollos como de inmigrantes que llegaron desde Europa y se establecieron de la mano de sus oficios y comercios. 

Uribelarrea es también un destino “de película” donde se filmaron y transcurrieron producciones cinematográficas de nuestro país e internacionales, como “Juan Moreira” de Leonardo Favio, “Felicitas”, “El ciudadano ilustre” -el multipremiado filme de Oscar Martínez- y el gran musical hollywoodense “Evita”, protagonizado por Madonna y Antonio Banderas y dirigido por Alan Parker

La arquitectura en genuina conservación y el espíritu de otro tiempo hicieron de Uribe una locación perfecta para contar estas historias épicas que depararon las mil y una anécdotas que se siguen transmitiendo de boca en boca y relatando a los visitantes. 

Uribe es un pueblo rural a solo 80 km de la capital del país. Foto: Esther Cano.

La localidad que nació como Colonia Agrícola a fines del siglo XIX y fue fundada por Don Miguel Nemesio de Uribellarea -presidente de la Municipalidad de Buenos Aires durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento- tiene hoy su propia marca colectiva llamada “Uribe Pueblo Natural”. 

Sixto y Pueblo Escondido, dos paradas gastronómicas de Uribelarrea. Foto: Esther Cano.

Bajo esta identidad, los emprendedores que hoy heredan la tradición productiva y comunitaria de los primeros habitantes renovaron el atractivo de Uribelarrea como destino turístico ideal para descubrir y disfrutar de innovadoras y genuinas propuestas gastronómicas basadas en la elaboración artesanal de fiambres, quesos, dulce de leche, alfajores y hasta cervezas artesanales. 

En la charcutería Pueblo Escondido ofrecen fiambres artesanales con sabrosas innovaciones. Foto: Esther Cano.

El tour por Uribelarrea comienza en la Plaza Centenario, eje central del trazado a cargo del ingeniero y arquitecto Pedro Benoit, quien también diseñó la ciudad de La Plata. Y del otro lado del Templo Parroquial dedicado a Nuestra Señora del Luján, encontramos El Palenque. 

Una postal de la estación de trenes de Uribelarrea. Foto: Esther Cano.

Es una vieja pulpería y almacén de ramos generales que cada fin de semana -especialmente entre febrero y noviembre- recibe a la mayor cantidad de comensales que llegan desde la gran ciudad en busca de un auténtico asado de campo. 

El final gourmet de la vista a Valle de Goñi. Foto: Esther Cano.

En el casco antiguo también podemos visitar Pueblo Escondido, una charcutería cuyos tres socios fundadores rescatan las recetas familiares que desembarcaron desde Italia para hacer el mejor salami de campo, longaniza, jamón serrano, chorizo seco y salame calabrés con pepperoni, entre otros manjares de elaboración 100 % artesanal y en los últimos años en colaboración con el experto gastronómico de origen genovés Pietro Sorba. 

Valle de Goñi invita a vivir la experiencia en un tambo de cabras. Foto: Esther Cano.

De regreso a la ruta, se encuentra la mayoría de los restaurantes, parrillas, casas de té y cervecerías -La Uribenia es el punto de encuentro- que multiplican la oferta de Uribelarrea. 

No es una película… ¡es Uribelarrea! Foto: Esther Cano.

El camino que invita a hacer un desvío para conocer Sixto, un pequeño restaurante de pastas que vale la pena conocer concluye en la estación de trenes, una postal emblemática de un día en Uribelarrea. 

Detalle de la decoración histórica de El Palenque. Foto: Esther Cano.

Y en las afueras del pueblo, el tambo de cabras Valle de Goñi propone un plan único junto a las cabras que proveen la materia prima de productos elaborados con su leche. 

Regina recibe a los visitantes que de inmediato se sumergen en una experiencia 100 % natural, guiada por su cálida y experta anfitriona junto a las cabras nubias a las que se puede dar de comer -el biberón a los cabritos y alfalfa, soja y maíz a las mayores- respetando sus tiempos, cantidades y el modo adecuado de alimentación. 

De la granja… a los productos elaborados con materias primas 100 % naturales. Foto: Esther Cano.

El final del recorrido en Valle de Goñi (@valledegoni en Ig) que propone acceder al detrás de escena de un tambo caprino modelo es un encantador banquete bajo la arboleda: una picada, un almuerzo o una merienda de antología para saborear durante un largo rato, y no olvidar jamás. 

Uribelarrea puede ser destino de escapada tanto para hacerlo en un día como para dedicarle un fin de semana completo (hay cabañas y posadas de campo para hospedarse) para ir descubriendo los diferentes tesoros del valioso patrimonio cultural y natural de este mágico pueblo rural que propone un viaje en el tiempo, a solo dos horas de la ciudad de Buenos Aires. 

Más información: www.uribellarea.com.ar/ Uribepueblonatural (Fb) @uribepueblonatural (IG)

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?