Anya Taylor-Joy sorprendió al confesar qué aspecto físico suyo le parece raro y le provoca rechazo

Anya Taylor-Joy sorprendió al confesar qué aspecto físico suyo le parece raro y le provoca rechazo

La exitosa actriz que rompió récords con Gambito de dama, habló de cómo lleva adelante este momento de gloria y qué sensaciones tiene en su cuerpo al ser tan aclamada por el público y los productores.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

Logró conquistar el corazón de millones de espectadores al interpretar al personaje principal de la exitosa serie Gambito de dama. Sin embargo, sus papeles venían desde hace algún tiempo atrás robándose suspiros y aplausos, y ahora todos los diseñadores, productores y colegas la quieren cerca en cada alfombra roja. ¿A quién? A la galardonada Anya Taylor-Joy.

Pero para conocer un poco más su historia hay que remontarse a 1996, año en que la actriz nació. Y es que su familia está compuesta por un ADN variado de países, ya que su madre tiene ascendencia española, africana y británica, mientras que padre escocesa y argentina. Es por eso, que Anya creció entre Argentina, Inglaterra y más tarde Estados Unidos, en donde despegó su carrera como artista. 

A los pocos años de edad, luego de residir en Buenos Aires, se mudó a Londres con sus hermanos y sus papás, pero tras trabajar como modelo en la industria de la publicidad, probó suerte en New York para poder ingresar al mundo del cine. Allí tuvo su primer papel protagónico en 2015, con la película de terror La bruja, y desde ahí logró interpretar 23 papeles en tan solo cuatro años, por lo que ya todo el resto es historia.

No obstante, el encarnar la historia de aquellas personas que atravesaron diversos conflictos, ya que sus personajes no suelen ser convencionales, le trajo como consecuencia un altercado en su propia personalidad: “Entre tantos personajes, era incapaz de identificar a mi verdadero yo. Y lo cierto es que aún sigo tratando de encontrarlo”.

Pero dentro de esta lista de confesiones que realizó la exitosa actriz, no solo habló de su trabajo, sino de su aspecto físico que suele llamar la atención de los espectadores y diseñadores, por tratarse de un rostro con rasgos bien pronunciados y una mirada penetrante. 

Y fue así como, a pesar de ser aclamada por su belleza, Anya confesó que no está conforme con ella y que siempre que puede, evita encontrarse con su propio reflejo: “No me gusta nada mirarme al espejo, mi cara es rara”. Aunque eso sí, admitió que trabajó sobre aquella batalla interna y logró dejar a un costado a sus propios demonios: “Pero hace mucho tiempo comprendí que preocuparme demasiado por mi aspecto no era bueno ni para mi salud mental ni para mi carrera. Si los demás me ven bella, mejor”.

Por otra parte, Taylor-Joy también se mostró agradecida por el éxito rotundo que logró conseguir, pero explicó que le cuesta asimilarlo por el mal año que atravesó el planeta a causa de la pandemia: “Aún no entiendo muy bien lo que ha pasado en el último año y medio. Siento que no debo alegrarme mucho, teniendo en cuenta lo mal que lo ha pasado el mundo durante este tiempo”. 

“Además, tiendo a olvidar mis logros nada más alcanzarlos; a veces me obligo a recordármelos para mantener a flote la autoestima. Vivimos tiempos tan inciertos, a causa de la pandemia y el cambio climático y otros dramas, que resulta inevitable mirar al pasado en busca de cierto confort”, agregó la actriz. 

De todas maneras, confesó que “es importante mantener los pies plantados en el aquí y el ahora, dispuestos a hacer frente a los retos que nos plantea el presente para asegurarnos un futuro”, y que en su carrera laboral ya está lista para continuar con su nuevo proyecto, el cual la colocará otra vez como protagonista; y se la verá próximamente en la pantalla grande dentro del film Última noche en el Soho, en donde encarnará a una joven aspirante a cantante situada en Londres en los años 60. 
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?