El duro trance que atravesó Zachary Levi

El duro trance que atravesó Zachary Levi

El actor de Shazam se animó a contar una oscura parte de su vida que atravesó hace algunos años, sumergido en una depresión y pensamientos suicidas.

MDZ Entretenimiento

MDZ Entretenimiento

Zachary Levi tiene una extensa trayectoria dentro del mundo Hollywood independientemente de que muchos lo asocien a su papel en ¡Shazam! de hace algunos años. Comenzó a actuar desde temprana edad y con apenas seis años ya protagonizaba varias obras de teatro infantiles, aunque su explosión mediática llegó con el paso de los años.

Habiendo estado en la serie Chuck y también con un paso por las películas de Thor, Levi recientemente se transformó en noticia no sólo por la esperada segunda parte que protagonizará como el héroe de DC, sino por abrir su corazón al mundo y confesar lo vivido hace un tiempo a través de un posteo.

La exposición no hizo que esto pase desapercibido, y es que Zachary se animó a hablar de salud mental y los pensamientos suicidas que tuvo hace cinco años, compartiendo en su Instagram una foto en la que se mostró totalmente auténtico y sincero con todo lo sucedido.

“Miro a este pequeño y veo mi vida, y no solo por las coincidencias genéticas, ya que es como mirarse en el espejo más cool y raro. Aunque no es ‘mío’, sus padres son muy afortunados porque ha heredado mucho de su tío. Pero no solo en lo físico, sino también a un nivel mucho, pero mucho más profundo. Él fue la verdadera razón por la que no acabé con mi vida hace 5 años”, comenzó explicando en una imagen de su pequeño sobrino.

Levi continuó explicando: “Él sólo tenía un año en ese momento, un bebé. Yo apenas lo conocía y él me conocía aún menos. No me preocupaba la pérdida que creía que sentiría porque como dije, era un bebé. El hecho no tendría ningún efecto real en su pequeño corazón o mente. Pero eso es solo la mitad de la razón”.

Pero terminó recapacitando: “De repente me di cuenta que el final de mi vida causaría estragos en las vidas de mi entorno, especialmente en la de mi hermana, no podía dejar de pensar cuánto dolor terminaría, inevitablemente, causándole a él”.

No sin antes remarcar lo difícil que fue atravesar todos esos pensamientos: “Hace cinco años estuve a punto de acabar con todo por culpa de años y años de traumas psicológicos no curados y en medio de esa oscuridad la idea de transmitir eso a esta pequeña alma era lo único que me alejaba de una tumba temprana”.

Zachary también sumó: “No podía soportarlo. Se merecía crecer en la familia y el hogar más sanos, felices y cariñosos posibles. Se merecía tener una madre que pudiera estar ahí para él por completo y que no siguiera sufriendo el daño emocional que le dejé a ella y al resto de mi familia y amigos”.

Definitivamente la historia y su mente cambiaron, y en plena celebración del Día de Acción de Gracias, se mostró bendecido: “Hoy tengo mucho que agradecer. Estoy agradecido por todas mis inconmensurables bendiciones. Estoy agradecido por mis maravillosos amigos y familia, y por todo su amor. Pero sobre todo, estoy agradecido por ese momento de claridad en medio de la oscuridad que me impidió tratar de resolver un problema muy temporal con una solución muy permanente”. Fuerte.


 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?