Los sectores con más potencial para invertir de cara a las próximas décadas

Los sectores con más potencial para invertir de cara a las próximas décadas

Los tiempos están cambiando, y los inversores deben adaptarse a las nuevas tendencias y los innovadores negocios para colocar su dinero apuntando a una atractiva revalorización.

Inversor Global

Inversor Global

Por Darian Yané*

El mundo está avanzando a pasos agigantados y la tecnología se está desarrollando a un ritmo impactante, por lo que las personas deben seguir de cerca las nuevas tendencias para no perder el rumbo.

Esto no solo quiere decir que los trabajadores tienen que aprender nuevas habilidades para desenvolverse correctamente en sus respectivos puestos laborales, y en la vida en general, sino que también deben prestarles atención a los sectores que más relevantes serán en el futuro para poder invertir su dinero y así crecer financieramente.

Evidentemente, nadie conoce con exactitud lo que pasará en los próximos años, y mucho menos décadas. No obstante, contemplando la situación presente, se puede estimar cuáles serán las industrias más importantes y aprender cómo invertir en ellas.

Inteligencia artificial

Recientemente, se dio a conocer que un ingeniero de Google afirmó haber entablado una conversación con un chatbot que podría tener sentimientos. En diálogo con The Washington Post, el experto informático reveló que al estar probando LaMDA (Language Model for Dialogue Applications), una herramienta capaz de crear diálogos para los asistentes virtuales y la búsqueda de información, se dio cuenta de que el software podría tener pensamientos propios.

“Siento que estoy cayendo hacia un futuro desconocido que conlleva un gran peligro”, dijo el programa. La conversación completa, publicada en un blog de Medium, resalta que LaMDA expresó sentirse una persona y ser “consciente” de su existencia.

La inteligencia artificial está creciendo a pasos agigantados, a tal punto que comienza a preocupar a muchos. Fuente: Pexels.

Evidentemente, la tecnológica estadounidense salió a desmentir la información explicando que solo se trató de un conjunto de respuestas prefabricadas en base al análisis de una enorme cantidad de datos.

Pero lo importante de la noticia es que se demostró qué tanto se está avanzando en el campo de la inteligencia artificial (IA), una serie de algoritmos que, debido a su sorprendente potencial y capacidad, podría ayudar a la humanidad a dar un nuevo salto productivo.

Como se puede suponer, la mejor forma de invertir directamente en IA es mediante las grandes corporaciones que están investigando y creando soluciones vinculadas, o bien a través de fondos de inversión especializados en la industria en general.

Comercio electrónico

El comercio electrónico ya está entre nosotros y es muy popular, pero se estima que el sector continuará creciendo aún más, hasta el punto de destronar por completo a las tiendas físicas.

De acuerdo a un informe de la Organización de las Naciones Unidas, desde que llegó la pandemia en 2020 y las personas se vieron obligadas a estar encerradas, la participación del comercio electrónico en el comercio minorista mundial pasó del 14% del año anterior al 17%.

El comercio electrónico está creciendo año tras año. Fuente: Pexels.

Además, el reporte indica que el 50% de los consumidores encuestados espera seguir comprando más seguido en línea que antes.

Hoy en día, los grandes participantes son Amazon, Alibaba, eBay, Mercado Libre y Shopify, pero en el futuro podrían nacer nuevas compañías aún más disruptivas e innovadoras.

Realidad virtual

Hace algunos años, la realidad virtual estaba vinculada solo a los videojuegos, simplemente como una experiencia algo más inmersiva. No obstante, desde que Facebook se cambió el nombre a Meta, haciendo referencia al metaverso, la historia cambió por completo.

Este nuevo ecosistema de universos virtuales parece estar en pleno crecimiento, y ya varios referentes de la industria tecnológica expusieron pronósticos muy positivos. Por ejemplo, Cristiano Amon, actual director ejecutivo de Qualcomm, cree que el metaverso irá más allá del entretenimiento.

“Con la economía de la nube que tenemos ahora, con todo conectado a la nube, tenemos gemelos digitales de todo. Puedes tener un gemelo digital de un automóvil, por ejemplo”, indicó Amon. Y agregó: “Cuando el auto aparece en el concesionario y alguien va a mirar debajo del capó, pueden poner un dispositivo de realidad virtual, realidad aumentada, y te dirá desde el gemelo digital en la nube, dónde arreglarlo, dónde está el problema, etc.”.

Los metaversos serán mucho más que entretenimiento, serán una nueva forma de vida. Fuente: Pexels.

Además, hace algunas semanas, se organizó el Metaverse Standards Forum para establecer estándares de interoperabilidad para los futuros metaversos. En este grupo se encuentran grandes participantes como la propia Meta, Microsoft, Nvidia, Unity, Adobe, Alibaba, Autodesk, Epic Games, Ikea, Qualcomm, Wayfair y Sony.

De acuerdo a Citigroup, toda esta nueva industria tendrá un tamaño de alrededor de USD 10 billones para 2030. Como se puede apreciar, las iniciativas corporativas y los pronósticos posicionan a la realidad virtual y el metaverso como potenciales protagonistas del futuro.

Tecnología blockchain

Criptomonedas, tokens no fungibles (NFTs, por sus siglas en inglés), préstamos descentralizados… Todo esto no sería posible sin la tecnología blockchain. Su objetivo principal es sencillo: eliminar a las contrapartes centrales. ¿Para qué? Para que los participantes del ecosistema tengan más libertad, seguridad y transparencia y menos costos.

Actualmente, al hablar de blockchain, lo primero en lo que uno piensa es en Bitcoin y Ethereum, y en sus respectivas criptomonedas: bitcoin y ether. Si bien son partes esenciales y gracias a ellas esta nueva tecnología se dio a conocer y ganó impulso, lo cierto es que hay más desarrollos.

Las criptomonedas ayudaron a popularizar la tecnología blockchain, la cual ofrece múltiples usos. Fuente: Pexels.

Gracias a la tecnología blockchain, millones de usuarios pueden jugar y ganar dinero, prestar dinero a una alta tasa de interés, pedir prestado capital sin colocar garantías excesivas, transferir ahorros de una parte del mundo a otra de forma práctica y verificar la autenticidad de un determinado producto o servicio, entre muchas otras actividades.

Tal como sucedió con el internet hace algunas décadas, se cree que la tecnología blockchain y todas las soluciones creadas en base a ella están marcando un antes y un después en la historia moderna. Por lo tanto, invertir en este entorno podría generar importantes retornos en el futuro.

Vehículos eléctricos

Desde que se inventaron los automóviles, millones de personas comenzaron a ahorrar tiempo y a ganar calidad de vida. Sin embargo, con su masificación, se potenció también la contaminación y el daño al medio ambiente. Entre las soluciones más populares a este problema, se destacan dos: utilizar menos los coches y/o migrar hacia vehículos eléctricos.

Y este último apartado es fundamental. La industria de la electrificación de autos está evolucionando y expandiéndose cada vez más. Aunque el gran protagonista de la historia es Tesla, la compañía estadounidense a cargo de Elon Musk, también existen otros grandes fabricantes como NIO o BYD.

Actualmente, los vehículos eléctricos de Tesla son los más conocidos del mundo. Fuente: Pexels.

Además, las tradicionales multinacionales como Volkswagen, Ford, Nissan y Toyota se están reinventando y planean competir de igual a igual con los nuevos gigantes mencionados anteriormente. Por ejemplo, a finales del primer trimestre del año, Jim Farley, director de Ford, comentó que la empresa proyecta producir 2 millones de coches eléctricos para 2026.

Solo en 2021, la cantidad de estos vehículos vendidos en Estados Unidos se duplicó con respecto al año anterior hasta las 608.000 unidades. En tanto, en Europa, las ventas aumentaron un 65% hasta los 2,3 millones en el mismo periodo.

Definitivamente, invertir en el campo de los autos eléctricos podría ser una de las grandes apuestas de cara a las próximas décadas.

Energías renovables

Otra de las industrias con más potencial para el futuro es la correspondiente a energías renovables, aquellas que no utilizan combustibles fósiles, sino que se basan en el sol, el viento, el agua o la biomasa vegetal o animal, entre otros recursos que puedan renovarse ilimitadamente.

Al igual que sucede con los vehículos eléctricos, en este caso también se destacan tanto compañías nuevas que nacieron exclusivamente para desarrollarse en el campo de las energías renovables como grandes empresas tradicionales que se están renovando poco a poco.

Las energías renovables ayudarán a reducir la contaminación ambiental. Fuente: Pexels.

Entre los ejemplos más recientes se encuentra el de Chevron, que anunció que planea invertir cerca de USD 2.500 millones en la construcción de un negocio de hidrógeno a lo largo de esta década, y el de Saudí Aramco, que planea expandir sus inversiones para producir hidrógeno azul, basado en gas natural equipado con tecnología para capturar emisiones.

Según un estudio realizado por la Universidad de Stanford y publicado por el Foro Económico Mundial, el mundo puede rotar por completo hacia la energía sostenible en 2050, aproximadamente. El informe revela que cambiar a energía eólica, hídrica y solar podría reducir entre 4 y 7 millones las muertes anuales causadas por la contaminación del aire, además de ralentizar y luego revertir los efectos del calentamiento global.

Biotecnología

Con la llegada de la pandemia, el mundo se dio cuenta de lo vulnerable que puede llegar a ser. Pero también comenzó a ser consciente de lo importante que es contar con una industria biotecnológica y farmacéutica que sea lo suficientemente poderosa y efectiva para hacerle frente a cualquier mal que atente contra la calidad de vida, y contra la vida en sí misma.

Por este motivo, las empresas enfocadas en esta área están sumando puntos para convertirse en algunas de las compañías más relevantes en las próximas décadas. En este nicho coexisten tanto gigantescas corporaciones con larga trayectoria en el mercado como nuevas startups surgidas por un contexto biológicamente desafiante.

La fusión de ciencia y tecnología está ayudando a salvar vidas mientras genera dinero. Fuente: Pexels.

Mientras que las primeras suelen contar con un menor margen de crecimiento, las segundas gozan de la posibilidad de revalorizarse casi exponencialmente con el paso del tiempo, a cambio de un mayor riesgo, claro.

No obstante, en la ciencia, todo puede cambiar de la noche a la mañana. Un medicamento aun en fase de pruebas de golpe puede salvar millones de vidas. Una enfermedad sin cura puede pasar a convertirse en un simple contratiempo. Todo depende del avance de la humanidad y de las empresas, por lo que tampoco hay que descartar a las compañías más sólidas y conocidas de biotecnología.

Computación en la nube

Hace algunas décadas, era necesario contar con servidores propios para poder almacenar información digital. Sin embargo, la tecnología fue mejorando y comenzó a ser muy efectiva la famosa computación en la nube (cloud computing).

Este concepto hace referencia al guardado y utilización de datos y sistemas en servidores comunes a los cuales se accede a través del internet, como los correos electrónicos de Gmail o las series y películas de Netflix.

En el futuro, los sistemas informáticos estarán almacenados casi en su totalidad en la nube. Fuente: Pexels.

Actualmente, los tres grandes jugadores del sector son Microsoft, con Azure; Amazon, con Amazon Web Services (AWS), y Alphabet, con Google Cloud Platforms. Estas grandes compañías “alquilan” sus servidores para que otras multinacionales y/o simples individuos puedan ser más eficientes con sus operaciones de uso y almacenamiento de información.

El potencial del sector es tan grande que incluso Adam Selipsky, director de AWS, informó que la división podría ser el negocio más relevante de toda Amazon. “Básicamente, TI se trasladará a la nube. Y va a tomar un tiempo. Tal vez solo hayamos visto alrededor de un 10% de TI actual moviéndose a la nube. Así que todavía es el día uno. Todavía es temprano. La mayor parte aún está por venir”, expresó el ejecutivo.

Seguridad informática

Computación en la nube, metaversos, tecnología blockchain, inteligencia artificial… Todos estos entornos tienen algo en común: se basan en programas informáticos. Y, por lo tanto, son vulnerables a fallos y ataques cibernéticos.

Debido a que en las próximas décadas la informática cumplirá un rol esencial, aún más que en el presente, es necesario contar con una sólida protección, y las empresas enfocadas en la ciberseguridad podrían estar entre las grandes ganadoras del futuro.

La ciberseguridad es esencial para mantener la estabilidad global. Fuente: Pexels.

Como declaró el propio director de JP Morgan, Jamie Dimon, en la actualidad, prácticamente todo es digital, desde las finanzas hasta la salud, pasando por cualquier tipo de sector productivo, por lo que la seguridad informática es fundamental para mantener la estabilidad global.

“Estamos extraordinariamente bien protegidos. También protegemos a todas las personas conectadas. Tratamos de asegurarnos de que todo esté protegido, porque el eslabón más débil es la entrada. Habiendo dicho eso, da miedo. No hay un banco, no hay una compañía que yo conozca que no pusiera esto en lo alto de su lista de riesgos”, sostuvo el ejecutivo.

Si bien resulta complicado protegernos al máximo de cualquier tipo de ataque digital, al menos podremos ganar dinero invirtiendo en las compañías que se dedican a esto.

Industria aeroespacial

La franquicia Star Wars aún está muy lejos de poder ser realidad, pero no por eso el ser humano deja de soñar con algún día dominar el espacio a ese nivel. Extravagantes genios como Elon Musk poco a poco están avanzando en la industria aeroespacial, y el mercado aprueba esta actitud.

Por ejemplo, SpaceX, su compañía, alcanzó a mediados de mayo una valuación de más de USD 125.000 millones tras una venta de acciones en el mercado secundario, lo que le permitió convertirse en una de las startups más valiosas de Estados Unidos y el mundo entero.

La humanidad sigue apuntando a conquistar el espacio exterior. Fuente: Pexels.

Gran parte del dinero recaudado está siendo invertido en el desarrollo de Starship, el prototipo de nave espacial totalmente reutilizable para vuelos espaciales privados. Para Elon Musk, teniendo en cuenta este vehículo, “objetivamente, la rentabilidad de SpaceX es la mejor en la historia”. “Estamos hablando de un cohete que tiene más del doble de la masa y el empuje de un Saturno V”, explicó el magnate haciendo referencia al cohete lanzado en las misiones lunares Apolo.

Tal como sucede con Tesla, SpaceX es la compañía más popular y pionera del sector, pero existen otras empresas más jóvenes que también se encaminan a formar parte del selecto grupo de futuros “dominadores espaciales”.

La paciencia es la clave

Los sectores e industrias mencionados anteriormente comparten una cualidad: están desarrollándose poco a poco y tienen mucho recorrido por delante. La clave para ganar dinero invirtiendo en empresas o vehículos financieros relacionados a ellos se encuentra en la paciencia.

Quien invirtió en Tesla a principios del 2011 y perdió la paciencia a mediados de 2019 logró una revalorización de su capital del 874%, aproximadamente. No está mal, claro, pero quien adquirió sus acciones en el mismo momento y no se apuró a liquidar la tenencia actualmente tiene un capital un 13.700% más grande.

Algo similar sucedió con bitcoin. La criptomoneda atravesó varios periodos de fuertes bajas y lateralización, con mucha volatilidad de por medio. Sin embargo, desde el 2011 hasta la fecha, la popular criptomoneda creció más de un 885.400%.

Nuevamente, la paciencia es la clave para ganar dinero invirtiendo en sectores e industrias jóvenes con mucho potencial.

*Economista y magíster en Administración de Negocios. Editor en Inversor Global de CryptoDividendos, CryptoInsider y CryptoWar Room.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?