Venta en corto: una manera de ganar cuando las acciones caen

Venta en corto: una manera de ganar cuando las acciones caen

La venta en corto es una gran posibilidad que tienen los inversores para ganar en un mercado bajista, como el que estamos atravesando. ¿Qué es? ¿Cómo se ejecuta? ¿Cuáles son sus riesgos? Quedate hasta el final que te cuento todo.

Miguel Ángel Boggiano

Miguel Ángel Boggiano

Arranquemos primero por lo que todos conocemos: comprar acciones. Normalmente uno compra una acción porque piensa que está barata, con la idea de venderla más cara en el futuro. Esa inversión se llama “Long” o “estar largo” y es fácil de entender. En cambio, la venta corta o “Short selling” (estar corto) es el camino inverso: uno arranca vendiendo un activo porque piensa que está caro, con la idea de recomprarlo más barato en el futuro. El objetivo es ganarse la diferencia entre el precio al que lo vendió y el precio que lo recompró.

Pero, ¿cómo podemos vender algo si no lo tenemos? El mercado nos permite tomar títulos prestados para que nosotros salgamos a vender. Es decir que si pensamos que Apple está cara podemos vender sus acciones sin tenerlas. El broker nos presta automáticamente las acciones y nosotros al venderlas pasamos a tener una posición negativa. Dicha posición se va a saldar en el futuro cuando recompremos esas acciones. Cabe aclarar que en Argentina la mayoría de los brokers de inversión no tienen esta posibilidad.

Te lo explico con un ejemplo bien simple de la vida cotidiana: Juan tiene un iPhone 13 y, como es muy amigo de Tomás, se lo presta con la condición de que se lo devuelva un año después. A Tomás se le ocurre lo siguiente: vender el celular ahora a USD1.000 y cuando Apple saque un nuevo modelo el año que viene, lo vuelve a comprar, ya que va a estar más barato el iPhone 13. Transcurre un año y Tomás se encuentra con Juan para devolverle el celular. Tomás le cuenta que vendió el celular a USD1.000 el mismo día que lo había recibido y que lo había recomprado recientemente a USD 600. Tomás, con esta operación, ganó USD 400. ¿Qué hizo Tomás? Tomás vendió en corto el iPhone 13.

Veamos la venta en corto con un ejemplo en la bolsa: Apple vale 100 dólares y pensamos que está cara. En nuestra cuenta de inversión vendemos una acción (el préstamo se hace automático) y pasamos a tener -1 acción de Apple en la cartera. A la semana el precio es de 90 dólares y la recompramos. De esa manera quedamos con la posición saldada y una ganancia de 10 dólares (ya que vendimos a 100 y recompramos a 90). El préstamo de la acción tiene un costo que en las acciones líquidas es prácticamente irrelevante, aunque puede ser considerable en otras con poco volumen.

Esta práctica no está permitida en todos los países, aunque sí en Estados Unidos, el principal mercado mundial. No es un instrumento para cualquier inversor, ya que es mucho más riesgoso. ¿Y por qué es más riesgoso que estar long? Veamos:

Al estar “Long” (comprar un activo) uno lo máximo que puede perder es el 100% de lo que invirtió. Ninguna acción puede caer más de ese porcentaje, ya que el precio límite es 0. En cambio, al ir “Short” (vender en corto), si las cosas no van como lo planeábamos, el precio sí puede subir más de un 100%, sin límites. Por eso decimos que las pérdidas pueden ser ilimitadas y eso la transforman en una operación muy riesgosa.

Ventajas y desventajas del Short selling:

Ventajas:

  1. Se puede usar para acciones, índices, materias primas, ETFs, monedas, entre otros.

  2. Permite ganar dinero cuando el mercado cae

  3. Permite reducir el riesgo relativo de una cartera de inversión

Desventajas:

  1. El costo del préstamo puede ser alto en algunas acciones

  2. Posibles pérdidas infinitas

  3. Requiere mucho timing

El 2022 está siendo muy duro para los activos financieros. El Nasdaq, el S&P 500 y el Dow Jones acumulan caídas del 24%, 14% y 10%, respectivamente. La inflación no es más transitoria sino permanente, y la Reserva Federal tuvo que comenzar a subir fuertemente las tasas de interés. Esto afectó las valuaciones de todas las acciones (principalmente, las tecnológicas) y los bonos.

Por eso, conocer la posibilidad del “Short selling” es muy importante para poder aprovechar este contexto. Vale destacar que es un instrumento muy peligroso, ya que las pérdidas pueden ser enormes. Por eso, a invertir siempre con cuidado.

Para terminar, te quiero invitar a descargarte gratis un informe que preparé para que enfrentes esta crisis y tengas herramientas para saber cómo ganarle al mercado. Creo que te va a servir muchísimo. Lo podés descargar en este link.

*Miguel Boggiano es economista y CEO de Carta Financiera.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?