Economistas descartan hiperinflación y pronostican devaluación del 15 al 20%

Economistas descartan hiperinflación y pronostican devaluación del 15 al 20%

Es el diagnóstico hecho por la consultora porteña Analytica, tras consultar a economistas y empresarios.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

¿Cómo termina este 2020 en lo económico? ¿Qué va a pasar con el dólar y la inflación? ¿Qué piensa hacer el Gobierno para corregir los errores en la política financiera? El escenario económico actual requiere respuestas a estas preguntas y ante la incertidumbre, los pronósticos económicos toman protagonismo.

En este sentido, tras una conversación entre los directores de la consultora Analytica, Ricardo Delgado y Rodrigo Álvarez, con sus clientes, aparece el siguiente diagnóstico (de economistas y empresarios): para los dos meses que quedan del 2020 se espera una devaluación del 15 al 20 por ciento en el mercado oficial del dólar. Por otra parte, si bien descartaron hiperinflación, no así "una aceleración importante de la suba de precios", ante el avance del dólar blue, según publica Infobae, tras una consulta con Delgado, Álvarez y también con economistas, que brindaron su visión sobre los próximos pasos de la economía.

El "qué pasará" de acá a fin de año

“A este ritmo en diciembre nos quedamos sin reservas netas. Además, no hay consistencia y sin estabilización cuesta encontrar un piso en términos de actividad económica. El problema es que el Gobierno no tiene tiempo, aunque crea que sí lo tiene” (Rodrigo Álvarez, economista, empresario y consultor financiero).

“Hay posibilidades de que el ajuste lo haga el mercado en forma desordenada si no lo hace el Gobierno. Con un escenario como el actual la inflación se iría al 80% y tendrá que venir otro equipo económico que plantee un escenario de déficit cero. Pero es cierto que hay escenarios peores que este” (Álvarez).

“Subir tasas y hacer un ajuste es el menor de los males frente a una fuerte devaluación. Ya hoy tenemos los indicadores sociales del 2002, e imaginemos adónde se pueden ir con un salto cambiario. Así que mejor hacer el ajuste antes que después” (Álvarez).

“El problema mayor es el nivel de emisión, como reflejo del déficit fiscal; hoy tenemos 5 puntos de déficit sobre el PBI, pero para llegar a 8 a fin de año, que es nuestra proyección; es una explosión, así que se entiende que van a pasar cosas” (Ricardo Delgado, economista y director de la consultora Analytica).

“La mejor política económica solo se puede llevar a cabo con consensos políticos mínimos, no de declamación sino gestos concretos, más allá del decálogo de buenas intenciones del consejo agroindustrial de esta semana. Y, por eso, tanto el gobierno como la oposición deben cerrar grietas, porque todos deben saber que deberán poner algo cuando se sienten en una mesa” (Delgado).

“El Gobierno hará todo lo imposible por frenar la devaluación, sobre todo por el lado de las importaciones, que ya está viendo y antes desdoblarán, que es lo mismo que devaluar para unos y no para otros. Pero el tipo de cambio oficial se moverá mucho más rápido, aunque es difícil saber qué puede hacer el gobierno en un escenario de tanta incertidumbre” (Camilo Tiscornia, economista y director de C&T Asesores).

“Las expectativas están muy deterioradas; luego del canje. Había margen para ir encarrilando la situación, pero se tomaron medidas disruptivas desde la política que elevaron el grado de confrontación. No hubo señales fiscales, se endureció el cepo y todo eso generó el clima que se está observando actualmente en el mercado cambiario” (Martín Vauthier, economista).

“El mercado de los dólares libres va a seguir al alza, con brechas del 120 al 150 por ciento si el esquema que predomina es el actual  Uno podría esperar un dólar mayorista de $84 a fin de año, pero de a poco me parece que empieza a permear la idea que hasta ahora funcionaba como un mantra, que era que el dólar estaba en un nivel adecuado en términos reales. El ritmo de devaluación lo va a marcar el Banco Central; puede restringir el acceso a importaciones y a divisas para el pago de deuda comercial y financiera aún más. Sucede que esto empieza a generar problemas en otros sectores, por ejemplo, aceleración de la inflación y retrasos en pagos por parte de empresas, entre otros” (Guido Lorenzo, economista).

Mirá la nota completa en Infobae.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?