Bonistas del canje de la deuda pierden "fortunas" y piden el rescate del FMI

Bonistas del canje de la deuda pierden "fortunas" y piden el rescate del FMI

Los bonos reestructurados perdieron un 25% de su valor como consecuencia del súper cepo y de las últimas medidas económicas. Ahora acreedores piden la intervención del organismo internacional y afirman que el Gobierno ya no puede culpar de sus problemas "al legado económico que heredó".

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Perdieron fortunas por el derrumbe del precio de los bonos argentinos del "exitoso canje" de la deuda externa. Estos acreedores, grandes fondos de inversión, en su mayoría, ante el actual escenario económico, pidieron al Fondo Monetario Internacional que acelere la aprobación de un acuerdo con la Argentina que les haga resucitar parte de sus enormes pérdidas, informó ambito.com.

En un artículo del periodista Carlos Burgueño, columnista de MDZ Radio, explica que el pedido de auxilio al Fondo se fundamenta en que los títulos canjeados en la reestructuración - con una brecha cambiaria de más del 100%, como consecuencia del súper cepo, entre otros- causó una huida de los bonos argentinos del mercado que perjudica seriamente las posesiones de los tres grupos de acreedores, que integran, entre otros, BlackRock, PIMCO, Templeton, Monarch, Ashmore, Contrarian, Fidelity, Greylock y el resto de los fondos que aceptaron la propuesta del gobierno de Alberto Fernández.

Según afirman los principales acreedores, bonos reestructurados como el Global 2035 o el Bono en Dólares 2030 han perdido un 25% del valor desde que comenzaron a cotizar. También -destaca el informe de Burgueño- estos bonistas admitieron que el ministro de Economía, Martín Guzmánse negó asiduamente a proporcionar parámetros específicos de una agenda económica a los acreedores, insistiendo simplemente en que la sostenibilidad fiscal y la reconstrucción de las reservas internacionales eran sus objetivos firmes”.

Es decir, que apostaron por la Argentina sin saber con precisión cuáles serían los siguientes pasos de la política económica de Alberto Fernández. “Los tenedores de bonos preguntaron muchas veces durante las discusiones de reestructuración sobre la especificidad de un programa económico y expresaron su preocupación por lo que sucedería el día después del canje” de los títulos", agrega el informe.

El pedido al FMI se concreta en un documento en el que argumentan que “ya no es plausible que el Gobierno de Argentina culpe de sus problemas al legado económico que heredó. Después de casi un año en el cargo, el Gobierno argentino aún tiene que ofrecer una visión económica coherente y sostenible a la sociedad argentina y a los mercados” y, además, que "los acreedores ya han desempeñado su papel, brindando una oportunidad histórica a Argentina para comenzar de nuevo. Ahora le toca a Argentina y al FMI pagar los suyos”.

Mirá el informe completo de Carlos Burgueño en ambito.com.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?